jueves, 26 de julio de 2018

Toda lucha me es ajena


Toda lucha me es ajena

De cada tema retengo un resto        que
se hace por vez menor
se hace por vez menor de principio a la transición
como medio para un deslizamiento
imperceptible
ininterrumpido
el principio de la transición
se hace cada vez menor

nudo de contraste
choque frontal de la oposición
que juega con el intervalo de segunda
de segunda juega,        ya
no siente
la tensión.

La tendencia a la desaparición
la alcanza
se entrega al sujeto que en ella habla
es la manera        en
que la fantasía se derrama
cerca de un
final.

Cerca de un final y       aún
pacientemente pulida
resulta ésta áspera al oyente.
Resulta áspera al oír
y áspero el repetir
aún pacientemente resulta áspero el oyente
que oye sobre la fantasía
y al final:

simpatía por lo débil
identificación con todo lo que vive sometido,
sincronización entre la sombra y el tiempo
el día que espera la noche, la noche que espera el día
no importa tanto la medida como el golpe rítmico de los tiempos
alguien que quedó balbuceando     el
silencio
insignificante
de la naturaleza

Toda lucha me es ajena

Con lucidez
puedo volver      a
pequeños rastros míos
que 
por la carencia de cualquier rigor en mi memoria
parecen 
llenarme 
de encantos
prescindiendo siempre, tan fácil
de la conciencia moral.

Me aferro a la fantasía: aquellos recuerdos me pertenecen

Toda lucha me es ajena.

No hay comentarios: