viernes, 27 de julio de 2018

Al eclipse

Cada noche pide algo
cada cielo es el que brota
cada luna es diferente
cada luna es luna nueva, luna otra.

Alfonsina Storni






Voy a dormir 

Dientes de flores, cofia de rocío,
manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme prestas las sábanas terrosas
y el edredón de musgos escardados.
Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera;
una constelación; la que te guste;
todas son buenas; bájala un poquito.
Déjame sola: oyes romper los brotes...
te acuna un pie celeste desde arriba
y un pájaro te traza unos compases
para que olvides... Gracias. Ah, un encargo:
si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido...




Era primavera en Mar del Plata, lo que quiere decir podría estar lloviendo o haciendo una agradable temperatura, quién sabe, o quizás ambas cosas a la vez, lo cual tampoco es extraño. Una mujer de pelo corto camina decidida hacia la Playa de la Perla, donde un embravecido Océano Atlántico rompe con fuerza. Aquí las versiones se confunden: hay quien dice que se interna lentamente en el agua hasta que desaparece en la marea y hay quien prefiere contar que se lanza desde una escollera y su cuerpo se pierde entre las olas. Todos coinciden en algo: ha fallecido Alfonsina Storni a los 46 años de edad. Estamos en la madrugada del 25 de octubre de 1938. Esa misma noche, Storni había enviado tres cartas: una para su hijo Alejandro, otra para su amigo Gálvez, a quien pedía que cuidara de su familia, y una última con su poema de despedida “Voy a dormir”, dirigida al diario La Nación.
    (Raúl Molina)





   Partida

Un camino

hasta el confín
altas puertas de oro
lo cierran;
galerías profundas;
arcadas.
El aire no tiene peso;
las puertas se balancean
en el vacío;
se deshacen en polvo de oro;
se juntan, se separan;
bajan a las tumbas
de algas;
suben cargadas de corales.
Rondas,
hay rondas de columnas:
las puertas se esconden
detrás de los parapetos azules;
el agua brota en campos de nomeolvides;
echa desiertos de cristales morados;
incuba grandes gusanos esmeralda;
se trenza los brazos innumerables.
Lluvia de alas,
ahora;
ángeles rosados
se clavan como flechas
en el mar.
Podría caminar sobre ellos
sin hundirme.
Una senda de cifras
para mis pies:
Columnas de número
para cada paso,
submarinas.
Me llevan:
enredaderas invisibles
alargan sus garfios
desde el horizonte:
Mi cuello cruje.
Ya camino.
El agua no cede.
Mis hombros se abren en alas.
Toco con sus extremos
los extremos del cielo.
Lo hiero:
La sangre del cielo
bañando el mar...
Amapolas, amapolas,
no hay más que amapolas...
Me aligero:
la carne cae de mis huesos.
Ahora.
El mar sube por el canal
de mis vértebras.
Ahora.
El cielo rueda por el lecho
de mis venas
Ahora.
¡El sol! ¡El sol!
Sus últimos hilos
me envuelven,
me impulsan.
Soy un huso:
¡Giro, giro, giro, giro!...






jueves, 26 de julio de 2018

Toda lucha me es ajena


Toda lucha me es ajena

De cada tema retengo un resto        que
se hace por vez menor
se hace por vez menor de principio a la transición
como medio para un deslizamiento
imperceptible
ininterrumpido
el principio de la transición
se hace cada vez menor

nudo de contraste
choque frontal de la oposición
que juega con el intervalo de segunda
de segunda juega,        ya
no siente
la tensión.

La tendencia a la desaparición
la alcanza
se entrega al sujeto que en ella habla
es la manera        en
que la fantasía se derrama
cerca de un
final.

Cerca de un final y       aún
pacientemente pulida
resulta ésta áspera al oyente.
Resulta áspera al oír
y áspero el repetir
aún pacientemente resulta áspero el oyente
que oye sobre la fantasía
y al final:

simpatía por lo débil
identificación con todo lo que vive sometido,
sincronización entre la sombra y el tiempo
el día que espera la noche, la noche que espera el día
no importa tanto la medida como el golpe rítmico de los tiempos
alguien que quedó balbuceando     el
silencio
insignificante
de la naturaleza

Toda lucha me es ajena

Con lucidez
puedo volver      a
pequeños rastros míos
que 
por la carencia de cualquier rigor en mi memoria
parecen 
llenarme 
de encantos
prescindiendo siempre, tan fácil
de la conciencia moral.

Me aferro a la fantasía: aquellos recuerdos me pertenecen

Toda lucha me es ajena.

domingo, 22 de julio de 2018

Surrealismo

SURREALISMO: s.m. Automatismo psíquico puro por cuyo medio se intenta expresar tanto verbalmente como por escrito o de cualquier otro modo el funcionamiento real del pensamiento. Dictado del pensamiento, con exclusión de todo control ejercido por la razón y al margen de cualquier preocupación estética o moral.
ENCICLOPEDIA: Filos. El surrealismo se basa en la creencia en la realidad superior de ciertas formas de asociación que habían sido desestimadas, en la omnipotencia del sueño, en la actividad desinteresada del pensamiento. Tiende a provocar la ruina definitiva de todos los otros mecanismos psíquicos, y a suplantarlos en la solución de los principales problemas de la vida. Han hecho profesión de fe de SURREALISMO ABSOLUTO: Aragon, Baron, Boiffard, Breton, Carrive, Crevel, Delteil, Desnos, Eluard, Gérard, Limbour, Malkine, Morise, Naville, Noll, Péret, Picon, Soupault, Vitrac.

Las Noches de Young son surrealistas de un extremo al otro; desgraciadamente es un sacerdote el que habla, un mal sacerdote sin duda, pero sacerdote al fin.
Swift es surrealista en la malignidad.
Sade es surrealista en el sadismo. Chateaubriand es surrealista en el exotismo. Constant es surrealista en política.
Hugo es surrealista cuando no es estúpido. Desbordes-Valmore es surrealista en el amor. Bertrand es surrealista en el pasado.
Rabbe es surrealista en la muerte.
Poe es surrealista en la aventura.
Baudelaire es surrealista en la moral.
Rimbaud es surrealista en la práctica de la vida y en
cualquier parte.
Mallarmé es surrealista en la confidencia. Jarry es surrealista en el ajenjo.
Nouveau es surrealista en el beso. Saint-Pol-Roux es surrealista en el símbolo. Fargue es surrealista en la atmósfera.
Vaché es surrealista en mí.
Reverdy es surrealista en su casa.
Saint-John Perse es surrealista a la distancia. Roussel es surrealista en la anécdota.
Etcétera.

André Breton, 1924

La imagen

La imagen es una creación pura del espíritu.
No puede nacer de una comparación sino del acercamiento de dos realidades más o menos alejadas.
Cuanto más distantes y precisas sean las relaciones entre las dos realidades que se ponen en contacto, más intensa será la imagen, y tendrá más fuerza emotiva y realidad poética.


Pierre  Reverdy
Nord-Sud, marzo de 1918.

sábado, 21 de julio de 2018

Libros

Muchos libros

https://drive.google.com/drive/folders/1DhOEM2LW9Q5MLpZbf2f8BJ3wSMfSpYQu?usp=sharing

viernes, 20 de julio de 2018

Verdad a medias


Sabíamos del horrible azar de
una
verdad
a medias

Sabíamos muy bien de
mitades de rastros agónicos que
iban
hundidos
por la niebla

me dijiste entonces:
 “te admiro
por cosas
inventadas”

como si fuese ligera
como si fuese desalmada

choqué

con un arroyo de la cañería rota en la esquina de Santa Isabel que se partía en dos
con el carro de un segundo piso frente al reflejo de mi cara partida en dos.
fue con la salpicadura tarareada de tus palabras con lo que choqué
con la imagen torcida de tu recuerdo atropellado
con
lo
que
cho
qué.

Sabíamos tanto y
no sabías que
sin fantasía entonces era solo un resfrío

como si fuese ligera
como si fuese desalmada

como la cañería de mierda que de un estrago hace ríos.


jueves, 12 de julio de 2018

Compilado psychodelic garage music




Compilado que hice de música garage psicodélica de los años 60 hasta 80 (o por ahí)

http://www.mediafire.com/file/6phst2clact1ib1/Compilado%20Psychodelic%20garage%20music%20PAMELA-20180712T173748Z-001.zip


Compilado de Soul


Muchas canciones recopiladas de soul

http://www.mediafire.com/file/vzxr2lf36opzslz/CompiladoSoul%20PAMELA-20180712T171141Z-001.zip

Mucha musik

para no olvidarme de

https://drive.google.com/drive/folders/1RzQMr6vJZ4Nl3lCAcRj2V6hl4rF9OEES?usp=sharing

miércoles, 11 de julio de 2018

no yo no te invento


No yo no te invento no
persigo la travesura envuelta de fantasma.
Aquí de nuevo habita el esbozo
de un alba que no espera la mañana.
Cada cosa siente frío
en los ojos en la boca en la mano
en la niebla que se levanta amanecida
para entorpecer las palabras acabadas.
No yo no te invento no
solo trazo lo tímido para guardarte
de lo que frena
la caída
de una hoja
deslucida.
Persigo cenizas antes de hacerse fuego
para no encontrarlas nunca
para qué
si
la noche se acuesta impaciente
sin saber si a caso mañana si a caso algún día.
No yo no te invento no
Solo sigo a tiempo lo que muere  
y si en un instante muriese
me quedaría un llanto abierto que resbala
me quedaría un llanto abierto que perece.